Lula da Silva, preso por recibir un departamento; Cristina Kirchner, en libertad con once causas judiciales

Los datos de la realidad indican que no hay ninguna duda acerca de la enorme diferencia que existe entre las justicias de Argentina y Brasil, donde el accionar de una y otra son totalmente opuestos. El solo hecho de que Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente del vecino país, esté preso por corrupción desde abril de 2018, y en Argentina la viuda del expresidente Néstor Kirchner, Cristina Fernández, con la cantidad de causas judiciales que tiene encima, circule libremente por las calles, está marcando la enorme diferencias de los poderes judiciales de ambos países.

Lula, líder del Partido de los Trabajadores de Brasil, está preso en Curitiba por el solo hecho de haber recibido un departamento en Guarujá, por parte de una importante empresa constructora. La justicia brasileña considero esto como un hecho de soborno y dictó la sentencia que condenó y metió preso al expresidente.

Cristina Fernández, en cambio, tiene sobre sus espaldas el peso de once causas judiciales por corrupción, todas ellas debidamente comprobadas y en varias de ellas tiene el pedido de prisión preventiva. Sin embargo, goza de absoluta libertad de movimientos. Y para lograr esto, en su momento se hizo postular como senadora nacional, posición a la que accedió y hoy le permite gozar de libertad. Lula, en cambio, no apeló a este recurso, cuando lo pudo haber hecho…

El expresidente brasileño está preso por haber aceptado un departamento que le regaló una empresa. Es el único caso de corrupción que se le ha comprobado. La exmandataria argentina goza de la impunidad que le brindan las leyes argentinas a los delincuentes que ejercieron cargos públicos.