Los jubilados reaccionaron frente a expresiones desconsideradas emitidas por algún sector polìtico

El gobierno de Mauricio Macri relegó aún más el haber jubilatorio, no obstante las reiteradas promesas de mejoras formuladas a la clase pasiva especialmente durante la campaña electoral que llevó a Mauricio Macri a la presidencia del país. Los haberes del sector continúan perdiendo valor adquisitivo en forma constante.

Y no hay nadie que asuma la defensa de los jubilados de manera activa. Hay más de 6 millones de jubilados que en forma conjunta y debidamente organizados, tendrían el poder suficiente para incidir fuertemente en el resultado de un acto comicial. Pero no existe una organización que tenga el peso suficiente como para levantar la bandera de la clase pasiva e imponer condiciones.

Como para dar una idea de cómo caracterizan a los jubilados ciertos sectores de la sociedad argentina, solo basta con mencionar al kirchnerismo, que ha calificado a los miembros de la clase pasiva como “caranchos”, en tanto que el piquetero Grabois ha dicho que son “oxidados” y el actor Gerardo Romano ha llegado al extremo de expresar que “deben ser sacrificados, porque son una carga para el estado”.

A todo esto, debe agregarse el hecho de que Cristina Kirchner, cuando ejerció la presidencia del país, vetó el 82 por ciento que había aprobado el Congreso de la Nación. Además, por un prolongado periodo no dispusieron de medicamentos porque no le pagaban a las farmacias. Hubo jubilados que murieron por el cepo al dólar, que no permitía adquirir medicamentos importados.

Otros jubilados murieron sin llegar a percibir los juicios de reparación histórica, porque el gobierno kirchnerista apelaba las sentencias para demorar el pago, además de vaciar el Pami y la ANSES. Da la sensación que el estado se burla de los jubilados y no tiene en cuenta la verdadera situación de la clase pasiva.

Los jubilados consideran que si vuelve el kirchnerismo serán nuevamente denigrados y pisoteados. Esto lo han dicho públicamente. Pero se olvidan que el macrismo cayó exactamente en lo mismo… No los favoreció en lo más mínimo, no obstante las promesas electorales formuladas a fines de 2015…

En una declaración conocida hace pocos días, los representantes de la clase pasiva expresaron: “Demostremos que tenemos años, pero que conservamos la dignidad. No somos caranchos, ni oxidados, ni debemos ser sacrificados. Representamos el saber, la experiencia y la llave del futuro”.