El coronavirus ha llegado para quedarse y es necesario tomar medidas para evitar los contagios masivos

El coronavirus llegó para quedarse y dependerá de cada uno de nosotros asumir actitudes concretas que posibiliten prevenir el contagio. Es una epidemia y como tal, debe ser tenida en cuenta al momento de tomar medidas para cuidarnos. En medio de esta difícil situación se hace necesario pensar qué es lo que sucederá después del coronavirus…

Esta pandemia, con todo lo negativo que ella arrastra, servirá para que aprendamos a cuidar los detalles referidos al contagio, que hasta ahora no teníamos en cuenta. Seguramente, muchos incorporaremos ahora hábitos que no practicábamos tanto antes, como, por ejemplo, el lavado constante de las manos.

Mucha gente se lavaba las manos cuando las veía sucias, pero no lo hacía cuando tocaba algo que no le producía suciedad. El lavado continuo de las manos se impone ahora como una necesidad imperiosa, frente a la posibilidad de que el contagio esté a la vuelta de la esquina… O donde menos lo imaginamos…

La prevención ahora tiene que ser un concepto que debe instalarse en la mente de cada uno, ya que constituye la herramienta fundamental para evitar contagios. Las efusividades, a las que estamos tan acostumbrados, habrá que dejarlas de lado por un tiempo, especialmente en lo referido a saludos con apretones de manos, besos y abrazos.

Y es válido preguntarse cómo y de qué manera seguiremos viviendo después del coronavirus… Porque esta pandemia indica que habrá que cambiar los hábitos afectivos, no acercarse demasiado a grupos de personas para evitar el posible contagio entre unos y otros. Prevenir es curar, dice el dicho popular, y eso debe hacerse.

Hay que estar muy atentos a la posibilidad de contagios imprevistos. Se pueden producir en los lugares donde uno menos se los imagina. Por ahora, lo más prudente es quedarse en casa y si inevitablemente hay que salir, hacerlo con los mayores recaudos para evitar ser víctima de la pandemia.

Finalmente, hay que señalar que esto no debe producir alarma. Solo requiere ser sumamente prudente en la prevención para evitar que nos tome por sorpresa…