El Senado bonaerense otorgó un importante reconocimiento al periodista marplatense Vicente Luis Ciano

La Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires otorgó la distinción “Expresarte” al destacado periodista marplatense Vicente Luis Ciano, en el transcurso de un emotivo acto que se llevó a cabo en la sala del Teatro Colón, de Mar del Plata. El reconocido “Cholo”, con 81 años de edad, continúa desarrollando su actividad profesional, tal como lo viene haciendo desde hace medio siglo.

El acto de entrega del reconocimiento congregó a un gran número de personas de todos los ámbitos de la sociedad marplatense. Diversos referentes de la política local, provincial y nacional, representantes del sector empresarial, de organizaciones sindicales y de otras actividades, así como de los medios de difusión, se hicieron presentes en el lugar para expresarle su afecto al destacado periodista.

En la oportunidad, visiblemente emocionado, Ciano sostuvo que “no tengo palabras para esto. Es una alegría y una satisfacción. Lo que somos nosotros, es por la gente. Mi permanencia durante tantos años, es consecuencia de los demás, más que mía”.

El ex intendente de Mar Chiquita, Jorge Paredi, presente en la ceremonia, dijo que “es lejos el número uno. El pluralismo que le ha dado a su carrera periodística, me exime de todo comentario”. Su colega Ricardo Pérez Bastida señaló que el premio “es la mejor distinción para reconocer todo el amor que le da a la gente. Él escucha a todos y le pone la oreja para que la gente pueda comunicarse”.

“Es un orgullo el “Cholo”. No hay palabras para identificarlo”, sostuvo el presidente del Centro de Ex Combatientes local, quien recordó que el Cholo es padrino de la institución.

Desde principios de los años sesenta, Vicente “Cholo” Ciano trabaja en la televisión de Mar del Plata. Comenzó con minutos de pantalla dando resultados deportivos, incursionó en la radio y en la prensa escrita en el diario El Atlántico, fue enviado especial de mundiales y de los eventos boxísticos más importantes.

Con vocación y dedicación, dio el salto a la presentación de los noticieros de Canal 8 y ha entrevistado a las figuras más relevantes del deporte, la política, el espectáculo y la sociedad. Hoy, a los 81 años, continúa ejerciendo la actividad periodística y ganándose cada día su lugar en los medios de comunicación, con “respeto, dedicación, trabajo, responsabilidad y, sobre todo vocación”, como él mismo asegura.

“Con su labor en diferentes medios locales ha inspirado a sus vecinos basándose en el trabajo intenso y su compromiso con la gente”, señalan los fundamentos de la iniciativa. Precisamente “El amigo de todos” fue la frase elegida para simbolizar el sentimiento unánime de toda la comunidad.

Con la humildad y generosidad que todo el mundo le reconoce, “Cholo” recordó que llegó a Mar del Plata con su familia, cuando tenía cuatro años, procedente de Tandil, donde nació. Antes de trabajar en los medios fue lustrabotas — en Tucumán y Juan B. Justo –, canillita, peón de albañil y empleado de una escribanía.

“La vocación no se reemplaza con nada. Me ha tocado trabajar en cosas que no me gustaban y, por eso, lo valoro mucho más”, dice con una convicción que demuestra a diario, ejerciendo su actividad como en aquellos años de sus comienzos, cuando “hacíamos las previas, los entretiempos y los análisis post partidos, sin imágenes, sin respaldo”.

Y en cuanto al éxito aseguró que “siempre tuve la suerte de estar con la audiencia prestada, porque siempre presenté o fútbol o boxeo o informativos con muchos temas, que eran lo importante”.  Grabador en mano, su compañero fiel — aunque cada día le resulta más difícil conseguir cassettes — valoró la importancia de las nuevas tecnologías, pero aclara: “Son una herramienta, no todo”.

Y analizó: “Actualmente se está priorizando, sobre todo en las redacciones de los medios digitales, la inmediatez. Lo que recién llega va, no tenés tiempo de analizar, menos de chequearlo y así no es posible saber si esa información es la mejor o la más importante”.

Por ello consideró que, en estos momentos de gran cantidad de información y acceso al conocimiento “es importante leer, analizar y comparar. No sé si puedo enseñarlo, pero sí contar la experiencia”, reflexionó el hombre que transmitía notas y las palabras de deportistas desde el exterior en épocas en las que debía pedir las llamadas internacionales, que demoraban de 12 a 14 horas para concretarse y, por teléfono, reproducía las declaraciones que, luego, en la radio o el canal convertían en flashes.

“La calidad en aquel momento era exigencia de uno, no era tan importante como tener la información, la palabra de un jugador no era fácil de conseguir. Ahora cambió todo”, valoró.

LAS CUESTIONES PENDIENTES EN SU ACTIVIDAD

“Si hay una cosa que tengo pendiente sería aprender a escribir. Cuando escribo, no sé si es por inseguridad o excesiva responsabilidad, las tres o cuatro primeras líneas ya no me gustan. En alguna época, en el suplemento deportivo del diario El Atlántico, me sentaba a escribir y salía bien lo que escribía. Será el dominio que creo que sentía en ese momento”, confió el periodista que actualmente lleva su programa de radio en LU6 y todos los jueves por la noche mantiene el ciclo de entrevistas “Tema Central”, en Canal 8.

Aseguró, también que “en su momento, no pude entrevistar a Lole Reutemann y me hubiera gustado, porque era un personaje de relevancia en la escena política y fue uno de los pocos a los que no tuve acceso”. Ahora, en tanto, mantiene en el debe la posibilidad de entrevistar al Papa Francisco.

“Uno siempre aspira a entrevistar al Papa — señala Ciano –, lo que pasa es que ahora el perdió un poco ese aura de espiritualidad, como es nuestro, parece que ahora es mucho más fácil el acceso y su figura parece más terrenal”.

Cuando realiza sus reportajes, siempre pone especial cuidado en el respeto. “Se puede preguntar de todo, el tema es el tono”, afirmó.  “Lo que más quiero es que mi esposa, mi hijo y ahora mis nietos y mi nuera, estén orgullosos de lo que se diga de mí. No quiero que se avergüencen”, expresó. Y a continuación, reconoció: “No quiere decir que todo lo que hago, lo hago bien. Pero me preocupo por hacerlo lo mejor posible”.

Asimismo diferenció, en su trabajo, lo trascendente de lo importante. “Todavía cada tanto me recuerdan una nota con Julio Grondona, que venía seguido a Mar del Plata. Fue un contrapunto importante, con preguntas fuertes, pero educadas, era la época en la que yo estaba enojado porque las transmisiones de fútbol no eran libres. Esa nota fue muy trascendente, pero para mí no fue la más importante”.

Y concluyó señalando: “Importante es haber podido ayudar a la gente, contribuir. Lo social siempre me interesó y en este trabajo, nosotros tenemos la posibilidad de, con muy poco, hacer mucho, contribuir a mejorar la situación de las personas y eso es lo que me conmueve”.